domingo, 31 de marzo de 2013

Booktrailer: ¿Le debe algo la literatura al cine y a Internet?


Considero que es otra estrategia para promocionar y vender un libro en estos dias de márketing digital, así que los puristas tendrán que aguantárselas. Aunque pueden quedarse tranquilos, los booktrailers no son o no deberían ser un resumen del libro sino una interpretación visual de la contraportada. Este género ya tiene premios y concursos, las editoriales -algunas, no todas- gozan de un departamento de audiovisuales para realizar los videos. Hay para todos los gustos: buenos, malos, raros, originales... El cine y la Internet devolvieron el favor a la literatura, a los libros, aunque muchos años después.


domingo, 24 de marzo de 2013

Desierto mental 1

desierto mental

Fácil, ella lo resolvió de manera efectiva, empezó a escribir su vida con letra de molde, sin pausas, sin comas, sin acentos y pocos puntos. Una historia seguida, lo bello de su letra. Tengo meses pensando la mejor estrategia para trabajar en ello, ella lo supo resolver a su manera y de la mejor forma, quizás fue prevenida. Tengo más de 100 hojas escritas, un testimonio valioso. Su lectura es perfecta, armoniosa, conmovedora y triste. Tan ficticio como real. 
           
Sin esquemas, ni horarios, ni reuniones, su método ha sido el mejor. ¡Qué iniciativa tan mágica!, tan propia de ella.


viernes, 8 de marzo de 2013

El periodismo es como leer un examen de sangre, cuando retiran la aguja los valores ya han cambiado, el asunto está en interpretar los resultados.

domingo, 3 de marzo de 2013

Anecdotario 1: El método


Anecdotario 1: El Método
Un sábado en el parque de mi edificio estábamos Luís, Vicente, Jonatan, Ronald y yo. Jugábamos baloncesto, pero en un instante cambiamos de juego, empezábamos a lanzarnos piedras unos a otros, el por qué, no lo sé. El juego de arrojarnos piedras era sin la intención de pegárnosla. 

Yo me encontraba en un extremo de la cancha y Luís en el otro, ambos de frente. Él me lanzó una piedra y yo pensando que iba directo hacia mí, la esquivé lanzándome hacia mi izquierda. Luís lanzó la piedra a su derecha sin intención de pegármela. Obviamente la piedra impacto en mi cabeza y el chorrero de sangre inundó la cancha. 

Él salió corriendo despavorido a socorrerme y para parar la hemorragia que tenía en la cabeza se le ocurrió tomar un puñado de tierra del suelo y colocarlo en la herida. Imagínense como quedó mi rostro lleno de sangre mezclado con tierra, pero lo peor estaba por pasar, todos me acompañaron a mi casa y tremendo susto que se llevaron mis padres, temieron lo peor al verme. Mi rostro cubierto de tierra con sangre daría la impresión de que un camión me pasó por encima. Me llevaron al hospital y luego que la enfermera me lavara el rostro y ubicara la herida la angustia pasó.

 No necesitaba puntos de sutura, bastó con desinfectar la herida y colocar una gasa. La enfermera también se alarmó cuando me vio, pensó que no podría ayudarme en el estado que llegué. Yo nunca me vi al espejo pero el gran pegoste de sangre y tierra que cubría mi cara parecía un maquillaje perfecto de película de terror. Luego de salir del hospital y pasar el susto todos nos reunimos en la cafetería. Luís al contar su “método” para parar hemorragias mi madre exclamó: ¡pero a quien se le ocurre echar tierra que tiene microbios a una herida, más nunca se te ocurra hacer eso carajito!